Arquitectura

Casas Premium

Ciudad Evita. 2014

Vivienda unifamiliar que requiere de una ampliación de dormitorios en planta alta y un quincho,  cochera y piscina en planta baja. El proyecto de ampliación se pensó para ser  realizado por  etapas y con la familia viviendo en la planta baja actual. Toda la construcción nueva en planta  alta se asentó sobre una grilla de vigas de acero del tipo doble T que descansa sobre las  paredes de mampostería y el techo de viguetas de H°A° existente de la vivienda original. En la  etapa final y una vez terminada la planta alta, cochera, quincho y piscina, la familia se  trasladará a la planta alta iniciando y finalizando en pocos meses la totalidad de la planta baja a  nuevo.Todos los recintos interiores poseen entradas de luz natural. Baños y vestidores son  cualificados por la luz cenital de claraboyas estratégicamente colocadas. Se puso especial  énfasis en las virtudes del color y textura de los revestimientos y en el diseño exterior de aleros  y antepechos de vidrio en ventanas y accesos. Ubicación: Ciudad Evita, Provincia de Buenos Aires. Dimensiones del lote: 10m x 20m. Sup. Cubierta existente: 54m2/ Sup. Cubierta nueva: 156m2. Año de inicio: 2014. Dibujante CAD: Arq. Claudia Neri

Pilar, 2008

Se trata de una vivienda unifamiliar sobre un lote plano y en esquina de un barrio cerrado de Pilar, en la Provincia de Buenos Aires. El edificio  se sitúa paralelo  y rodeando ambas calles perimetrales del solar. La planta se organiza en forma de L que cobija un gran patio ajardinado y la piscina. El área pública está situada en la planta baja y el área privada en la planta alta. La casa utiliza un lenguaje arquitectónico que da importancia no a las formas en sí, sino al espacio más allá de sus fronteras físicas, relacionando a los habitantes con el jardín, las galerías, los árboles o el cielo que se extienden y pasan a formar parte del emplazamiento. El espacio se fusiona gradualmente con otros espacios adyacentes, destacándose el papel que juegan los profundos aleros de hormigón a la vista y las aberturas de piso a techo o de pared a pared que colaboran a extender los límites de la envolvente. La casa transmite una sensación de fluidez y continuidad espacial entre el espacio interior y el espacio exterior pero sin perder las imágenes de la intimidad y refugio necesarios en una vivienda. Ubicación: Barrio Cerrado en Pilar.  Provincia de Buenos Aires. Dimensiones del lote: 20m x 40m Sup. Cubierta: 164m2/ Semi cubierta: 60m2 Año de finalización: 2008 Calculista estructural: Ing. Juan Carlos Aria Dibujantes CAD: Arq. Claudia Neri y Laura  Galasi Diseño Gráfico: Andrea Nisoli

Sensitura, 2005

A finales del siglo XX el concepto específicamente arquitectónico de espacio-tiempo ha dejado de ser la materia de la arquitectura. La experiencia espacial y secuencial propia de la arquitectura está limitada visualmente y es la más afectada debido a la manipulación  actual de la imagen visual que privilegia el sentido visual en desmedro de los demás sentidos. El poder hegemónico del ojo sobre el sentido auditivo, táctil, olfato-gustativo y  vestibular está causando un serio empobrecimiento a la secuencia de espacios cualificados de la arquitectura de nuestro tiempo. El espacio-tiempo arquitectónico del siglo XXI no debería olvidar las cualidades multisensorias de nuestra disciplina. En la casa “sensitura” no son los límites materiales sino las materias mutantes, estriadas, inciertas e irreversibles las que responden a la pregunta de cómo cualificar el espacio arquitectónico. Si bien materias y materiales tradicionales dialogan y se coordinan en el diseño, son las  materias vivas y tan sutiles como la luz, el agua y la vegetación las que buscan otorgar  emociones a partir de mensajes estéticos que evocan la memoria e invitan a experimentar con todos los sentidos. El proyectista, arquitecto y escultor, intenta demostrar, a modo de tesis, como cualificar espacios y secuencias arquitectónicas a partir del uso de un  instrumento generador como las materias (luz, aire, tierra, vegetación, agua, etc.). No se busca el espíritu del lugar o del tiempo, sino la realidad de lo que están hechas las cosas,  la multiplicidad ilimitada de posiciones espaciosas y temporales perceptible por los  sentidos. En esta obra, el observador pasivo se transforma en participante. La idea del  tiempo pertenece a la concepción de movimiento no lineal a través del espacio. Una lógica de la sensación que incorpora el cuerpo a la emoción plástica. La vibración entre el   cuerpo y la materia que revalora la sensación como forma de conocimiento y el proyectar desde lo sensible. Recuerdos que evocan experiencias sensoriales en Machu-Pichu, la   Alambra de Granada, las casas jardín-japonesas, las casas-patio de Teotihuacan o nuestras “chorizo” del Río de la Plata. Materias que dialogan y limitan un laberinto  fenomenológico de pliegues, patios, plataformas, jardines y rincones múltiples. Una arquitectura de acontecimientos y sustancias que aspira a ser un poema para los sentidos. Ubicación: Wenceslao de Tata 4170, Caseros, Buenos Aires, Argentina. Lote: 8,66mx24m. Superficie cubierta: 208m2. Dibujo Digital: Albarello/ Androsiuk. Paisajismo:Ana Bajcura. Fotografía: Pablo Dufranc. Año: 2005

Santos Lugares, 2003

El comitente solicitó una casa robusta, funcional y de fácil mantenimiento.  La robustez se interpretó como un volumen compacto donde ambas plantas no se leen como superpuestas sino dentro de un gran caparazón de tejas que da cobijo. Lo funcional destaca la posibilidad de que todos los ambientes principales se conecten con los recorridos pasantes, las visuales amplias, la luz natural y la ventilación cruzada entre el frente y el fondo de predio. Con el mismo criterio, la escalera y los espacios adyacentes en doble altura hacen de conector vertical. El fácil mantenimiento se logró utilizando materiales nobles y de buen envejecimiento como el ladrillo visto, la teja esmaltada y las ventanas y persianas de aluminio. Ubicación: Santos Lugares, Buenos Aires, Argentina Lote: 8.66mx43.30m Superficie cubierta: 213m2 Año: 2003

Caseros, 1998

La Arquitectura deriva en creaciones culturales. Considero la función del Arquitecto como gestor cultural de un particular modo de habitar el mundo, es decir, un gestor del sentido dentro de un horizonte simbólico local. La posibilidad de reciclar y no demoler una vivienda se sustenta no solamente en la vocación de rescatar una obra que se considera con valor patrimonial arquitectónico, sino fundamentalmente en la afirmación de re significar una estética del pasado en función del presente y “desde lo propio”. Se trata de una vivienda que previo a ser abandonada por décadas era utilizada como inquilinato.

Su origen se remonta a la tipología con vestíbulo lateral y con características de la llamada “Casa del Doctor”, propia de la década del 20´al 30´. Adquirida por un joven matrimonio, se encomienda adecuarla a los requerimientos de una vivienda contemporánea. Se conservó la fachada original con el agregado de algunas carpinterías. Se reproyectaron los espaciosos interiores, una ceremonial escalera, el contra frente y la azotea. Todas las puertas, ventanas, herrería y artefactos sanitarios han sido seleccionados circunstancialmente en subastas por demolición. Se utilizan objetos arquitectónicos propios del hábitat cultural en el que se inserta la obra como la puerta cancel, la banderola, la celosía y la mampara con vidrios de colores.

Se revaloran lugares como el zaguán, el vestíbulo, la cocina- comedor de diario, la galería con parrilla, el patio, los balcones y la escalera con lucernario. Se reincorporan materiales nobles como los pisos de madera de pinotea, el hierro forjado, las baldosas calcáreas, los azulejos, el mármol reconstituido, los yesos y los pasamanos y herrajes de bronce. Los colores, las texturas y demás atributos de los materiales seleccionados colaboran con el sentir armónico del espacio tiempo indeterminado. Es de destacar la magia que se cobija en el corazón mediador de la casa entorno a la escalera- lucernario y bañada por una luz- sombra misteriosa. Otra cualidad notable, percibida solo en el “estar ahí” en obra, es la ilusión de que las medidas del terreno son significativamente superiores a las reales. Dicha virtud fue lograda con la estratégica ubicación y sobredimensionamiento de los vanos e los muros paralelos, permitiendo un juego arquitectónico de visuales diagonales y perpendiculares entre medianeras.

En fin, un intento de respuesta a cómo y para qué reciclar obras residenciales.

Ubicación: Wenceslao de Tata 4290, Caseros, Buenos Aires, Argentina. Lote: 8,66mx24m. Superficie cubierta: 220m2. Año de finalización de la obra: 1998

 

Diseño de interiores

Diseños que surgieron a partir de determinar qué es lo que realmente le gusta a nuestros clientes. Detalles de las casas, las habitaciones, las tiendas o incluso los restaurantes que le hayan llamado la atención en el pasado. Los recuerdos no solo de su aspecto sino también la sensación que ha experimentado, el sonido, la temperatura, texturas o aromas. Es vital que descubra sus gustos y preferencias. Nosotros nos encargaremos que esos interiores posean algo definido muy especial, una vitalidad inconfundible que deje traslucir la personalidad de su dueño.

 

Reformas

Un edificio debe ser un constructo que crea atmósferas y suscita emociones. Esta es la razón porque mis obras buscan cualidades espaciales sensoriales. En cada una de estas reformas, los límites y el aire de los recintos son proyectados y construidos con un intencionado juego múltiple y sensorio. El sentido de la arquitectura no es una necesidad sino un deseo.